¿La educación de mi hijo es una carga o una inversión rentable?


Para aquellos que acaban de ser papás, una de sus mayores preocupaciones es cómo asegurar la educación de su hijo o hijos, desde la primaria hasta la universidad. No se preocupen, ya existen planes de inversión para educación. Aquí les diremos cuáles son y cómo aprovechar los beneficios fiscales.
Por Bernardo Melgoza G.

Como cada inicio de año, seguramente arrancas con grandes propósitos: bajar de peso, no faltar al gimnasio, ser constante en tus clases de inglés, etc. Pero esos buenos deseos, son sólo deseos y con el paso de los días y meses los olvidas.

¿Por qué sucede eso?
No es que tus propósitos sean imposibles de llevarse a cabo, pero tienes que tener presente que cada uno de tus objetivos debe contar con 3 cosas: 1) un plan, 2) metas alcanzables y; 3) un motivador. Y para mejores resultados, debes tener el consejo de un experto, quien te facilitará el camino a través de una guía que considere pequeños logros con una clara dirección a la meta final. Esto se aplica tanto para tus objetivos ligados a tu vida personal, profesional y financiera. Si quieres bajar de peso, es importante que un nutriólogo te haga un plan personalizado de alimentación. En el gym, un entrenador te podría recomendar, de acuerdo a tu dieta, qué ejercicios son convenientes para cada etapa.
Para tus clases de inglés, un verdadero experto puede analizar tu caso y diseñar un plan de estudios para mejorar y que tengas una meta específica, como por ejemplo, aprobar el examen de certificación de tu trabajo o ingresar a la maestría. Con un plan ad-hoc, dejarás de sufrir porque otros te pidan platicar con un compañero, cuyo inglés está peor que el tuyo o pagues infinidad de niveles, sin ver avances.

Y sobre tus objetivos financieros, sin duda éstos requieren metas alcanzables, un plan y un motivador potente.

Para ilustrar estos aspectos tan importantes, platicaré el caso de una pareja: Carlos, Mariana y su bebé Andrés.

Mariana trabaja en la tesorería de una importante empresa de medios y Carlos es abogado y labora en un banco. Hace unos meses la llegada de Andrés les cambió la vida y ahora todo su tiempo libre, dinero y esfuerzo está dirigido al rey de la casa.

Sin embargo, en los temas financieros ha surgido un nuevo objetivo. Mariana quiere estar segura que su hijo podrá completar el ciclo escolar desde la primaria hasta la universidad, e incluso está pensando que podría cursar un posgrado o una especialidad en el extranjero. Por su parte, Carlos está más enfocado al pago de la hipoteca, los seguros de los autos, el súper, luz, agua, teléfono, el cambio de su celular, las comidas con amigos y los viajes. Aunque también piensa que hay que cumplir con la escuela de Andrés.

Para encontrar una respuesta a su inquietud, Carlos y Mariana consultaron a su asesor financiero quien les hizo las siguientes recomendaciones:

1.- Reconocer el costo de la educación de Andrés.
Para esto les proporcionó un costo aproximado de los niveles escolares:

 

Nivel Inscripción Colegiatura 12 meses Valor Total Ahorro pago anticipado 7%*
Primaria 6,000 4,500 360,000 25,200
Secundaria 8,000 6,000 240,000 16,800
Preparatoria 10,000 7,500 300,000 21,000
Universidad/4 18,000 11,000 600,000 42,000
Post Grado     250,000 17,500
Total     1,750,000 122,500

*Se utiliza el promedio de descuento por pago anticipado.
Fuente de cálculo: Costo aproximado de la educación por ciclo basado en el estudio del realizado por el área de productos y servicios de Wealth Management en noviembre de 2012, utilizando la media de los costos obtenidos en las consultas a padres de familia y escuelas.


2.- Generar un plan de pagos programados
Para lograrlo se deben basar en un control de sus ingresos y gastos para identificar su capacidad de pago. Si la capacidad de pago no fuera suficiente, podrían cambiar de empleo para incrementar sus ingresos, trabajar el fin de semana o simplemente reducir sus gastos.

Después de escuchar las sugerencias de su asesor, Carlos y Mariana se dieron cuenta de que no estaban realmente conscientes del alto costo de la educación de Andrés. El asesor financiero los calmó al decirles que pueden crear su propio plan utilizando las deducciones autorizadas.

Para aprovechar las deducciones autorizadas en la Ley del Impuesto Sobre la Renta y de inversión, el asesor financiero les pidió incluir en su plan los siguientes conceptos:

  • Invertir sus ahorros para la educación, podría generarles entre 100 y 200 mil pesos de intereses.
  • Incluir la "Cuenta especial de ahorro" CEA Art. 218 LISR. A través de este concepto podrían diferir aproximadamente 152 mil pesos de impuestos. Este beneficio los ayudará a acumular más dinero.
  • Deducir los gastos permitidos por educación y transporte, así como los gastos médicos de Andres. Esto pudiera significar invertir en el plan ente 10 mil y 25 mil pesos por año, más intereses.
  • Pagar cada año por adelantado las colegiaturas para recibir entre un 10 y 15% de descuento. Esto significaría un ahorro aproximado de 150 mil pesos.
¿Y en el caso de muerte, de que Mariana o yo faltemos? ¿Qué pasaría?, preguntó Carlos. El asesor les dio una respuesta concreta que los tranquilizó:

"Hay que considerar que el crédito hipotecario cuenta con pólizas para ambos, es decir si uno de ustedes fallece, el seguro cubre la deuda total y viceversa. Y considerando que ambos tienen seguro de vida en sus empresas, deberán revisar los montos que percibirían sus beneficiarios a su fallecimiento. También deberán analizar mediante un planeador anual, si la cobertura es suficiente para los gastos mensuales y el plan o colegiatura de Andres. En caso de ser insuficiente, podrían incrementar la suma asegurada a un excelente costo, ya que las pólizas de empresas cuentan con un importante descuento".

Este paso es muy importante ya que el asesor no recomienda pagar un seguro adicional, si no es necesario, y en todo caso, Carlos y Mariana podrían contratar un seguro que en donde el monto asegurado se reduzca conforme crece el saldo de la inversión.

Por ejemplo si el costo total de la educación son: 1,750,000 pesos (un millón 750 mil pesos), el monto asegurado a contratar el primer año debe ser por la misma cantidad, pero si para el año 5 el saldo de la inversión ya es de 336 mil pesos, el monto a contratar se reducirá a 1,414,000 (un millón 414 mil pesos)., lo que reduce de manera importante el pago de la póliza de seguro.

 

Año Valor del plan Saldo inicial en Inversión Monto asegurado
1 1,750,000 0 1,750,000
2 1,750,000 84,000 1,666,000
5 1,750,000 336,000 1,414,000
20 1,750,000 1,596,000 154,000

*Este ejemplo no considera el efecto positivo de los intereses ganados ni el efecto de inflación, para facilitar el ejercicio, e incluye un pago hipotético de 7 mil pesos mensuales. Las sumas mostradas son para efectos meramente ilustrativos.

A Carlos le surgieron otras preguntas relacionadas a cómo podría pagar mensualmente el plan de inversión de educación para su hijo Andrés, más los gastos fijos mensuales (hipoteca, seguros de los autos, vacaciones, luz, agua, teléfono etc). El asesor le recomendó utilizar una gráfica de seguimiento mensual del Plan de Andrés junto con su plan de ingresos y gastos mensuales para cumplir sus otros objetivos.

Ante la explicación tan detallada que les dio el asesor, Mariana no titubeo en contratar de inmediato un plan de inversión para la educación de Andrés, ya que su mayor motivador, es precisamente su hijo: “De todas las inversiones, la de la educación en mi hijo es la más rentable”, comentó.

El asesor calculó la cifra mensual que se destinará para pagar todos los niveles de educación de Andres, y aprovechando los intereses que ganarán en más de 23 años de inversión, los planes deducibles, pagos adelantados y deducciones autorizadas entre otros, el monto mensual se redujo a menos de 5 mil pesos mensuales.

Este ejemplo nos permite mostrar que invertir con anticipación en un plan, con una meta clara, alcanzable y con un motivador, es mucho más eficiente si contamos con el apoyo de un experto.

SURA Investment Management México, S.A. de C.V., Sociedad Operadora de Sociedades de Inversión (“SIMM”) ni sus empresas filiales, subsidiarias o relacionadas, asumen algún tipo de responsabilidad en caso de que el presente documento sea interpretado como recomendación de compra o venta de cualquiera inversión o instrumento que en el mismo se mencionan. El inversionista interesado en invertir en las sociedades de inversión administradas por SIMM, deberá consultar el prospecto de información correspondiente para conocer todas las características de operación, administración y liquidación de cada fondo. Las opiniones publicadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y son reproducidas y/o adaptadas con autorización de éste.
Wealth Management es la línea de negocio para personas físicas de SURA Investment Management México, S.A. de C.V., Sociedad Operadora de Sociedades de Inversión.


*Bernardo Melgoza es Subdirector de Producto, Servicios e Inversiones
Wealth Management.


Bernardo obtuvo su grado como MEDEX MBA por el IPADE y define este logro como uno de los más importantes de su vida. Considera que la mayor aportación que le dejó este reto es la visión basada en los valores y la responsabilidad social. De ahí que, en su actividad diaria busca aportar esta visión para contribuir en el desarrollo de las personas de manera personal y profesional. Se califica a sí mismo como un inversionista patrimonial pero en búsqueda de oportunidades de mercado.

Comparte ¿La educación de mi hijo es una carga o una inversión rentable?